El maná del social media para abogados

7 de mayo de 2024||
Proliferan en la red artículos, post, tuits,… sobre la importancia del socia media para abogados. Tal es así que el ICAM ha hecho pública una guía de buenas prácticas de los abogados que hacen uso de herramientas y/o redes sociales (la podéis encontrar aquí).

No voy a negar la importancia de nuestra presencia en las redes sociales, pero si creo necesario poner cierto coto a los efectos que se anudan a esa presencia que, en no pocas ocasiones, se califica de imprescindible. 

Lo que voy a decir a continuación es desde mi experiencia, pues no soy, ni mucho menos, experto en la materia, por lo que el post se abre a vuestra crítica.

La presencia en las redes sociales es importante desde una perspectiva del conocimiento y de relación con otros profesionales, pero dista mucho de convertirse en la panacea de la captación de clientes. 

¿Porque pienso así? Pues porque nuestra profesión tiene un pilar básico, la confianza del cliente, y la misma no se insufla ni por twitter, ni por facebook, ni por linkedIn. La confianza se gana y, para ello, es del todo punto necesario tratar, en persona, y no en el mundo virtual, con el cliente.

Y es que una cosa es complementar nuestra actividad con las redes sociales y otra bien distinta es pensar que las redes sociales son un buen medio para la captación de nuevos clientes.

Fijémonos, por ejemplo, en nuestros contactos de linkedin o en nuestros followers de twitter. ¿Que perfil tienen? Pues seguramente el nuestro y, por ello, la virtualidad de conseguir un cliente a través de nuestra presencia en twitter o en linkedin es nula o, prácticamente nula. Si os sirvo como ejemplo, yo hasta la fecha no he conseguido ninguno.

Hay que olvidarse del mundo 2.0 y poner los pies en el mundo real pues el cliente quiere vernos, oírnos, contarnos,… y, para eso, no vale el social media. La tecnología nos permite llevar asuntos  en cualquier punto geográfico y a pesar de ello ¿cuantos clientes tenemos de fuera de nuestra área geográfica?. ¿Porqué? pues simple y llanamente porque el cliente quiere nuestra cercanía, y ello no se sustituye ni con social media ni con videoconferencias. La confianza se gana en el cara a cara, con la tranquilidad  

Luis Abeledo (@luisabeledo), un amigo virtual, también abogado, me dijo ayer que “existe vida fuera de Twitter y que no ha conseguido un solo cliente en redes sociales“. Aprovechemos el conocimiento y la relación con otros profesionales, que es muy enriquecedor, pero no caigamos en el error de abandonar el mundo real que en definitiva es el que nos da de comer. 

Otro compañero tiene una expresión muy gráfica, “no sabes las langostas que me he tenido que comer para llevar los garbanzos a casa”. 

Buen provecho!!





Total Visitas: 9Visitas hoy: 1
  1. Lidia Zommer 21 de julio de 2013 at 08:03 - Reply

    ienes razón, Emilio, es raro conseguir clientes únicamente a través de las redes sociales.
    Sin embargo, te ayuda a hacerte un poco conocido sobre algunos pocos temas entre un grupo determinado de gente. Esto, con estrategia y bien hecho, puede acercarte al momento de la verdad: la reunión con el cliente con el desafío de lograr que te incorpore como su mejor opción. 
    Pero nada de esto sirve profesionalmente si nos nos ayuda a generar esos momentos de la verdad.

    Nos seguimos leyendo.

  2. Lidia Zommer 21 de julio de 2013 at 12:25 - Reply

    La actividad en las redes sociales nos ayudará a vender si es el camino más eficiente a nuestro target y si utilizamos estrategias de mejora de conversión de las visitas. Lo que cuenta no son las visitas, son los clientes. Sigo en http://www.marketingparaabogados.eu/abogados-redes-sociales-vender/

  3. In Dubio Pro Administrado 22 de julio de 2013 at 06:16 - Reply

    Buenos días,
    Tras colgar el post en twitter Carlos Guerrero (@guerrerocg) escribió un post al respecto explicando el porqué no compartía mi opinión.
    Aquí os dejo el link http://www.carlosguerrero.es/2013/07/20/a-favor-o-en-contra-del-social-media-para-abogados/
    Al parecer, también Alfredo Herranz (@alfherranz) prevé escribir al respecto. Cuando lo haga, os lo haré saber.

  4. In Dubio Pro Administrado 22 de julio de 2013 at 06:29 - Reply

    Muchas gracias Lidia por tu aportación.
    Hace tiempo que te sigo en twitter y me causa cierto sonrojo que una profesional en Marketing Jurídico como tú comente el post.
    He leido tu explicación en tu web. En cuanto pueda lo comentare, que esta entrada me ha abierto muchos frentes. :-))

  5. Unknown 22 de julio de 2013 at 09:03 - Reply

    tienes toda la razón del mundo, los clientes no solo quieren una solución jurídica a sus problemas, quieren tener confianza en la persona que se los va a resolver, cada vez se tiende mas una justicia de formulario, que es todo lo contrario a la realidad, cada caso es un mundo y en el momento que te confies en que uno es igual que otro es cuando se cometen los fallos, cada cliente tiene derecho a que se estudie su caso de forma individualizada, el derecho2.0. es para facilitar la labor del abogado no para establecer la relación abogado cliente
    aupa Emilio sigue con el blog, se agradece encontrar buenos abogados a los que les interese el futuro de su profesión. De quien habras aprendido

  6. In Dubio Pro Administrado 22 de julio de 2013 at 09:11 - Reply

    Gracias Hugo,
    El que me enseñó fue Max, era mi tutor. :-)
    PD: Para cuando te vas a hacer cuenta de twitter?

  7. In Dubio Pro Administrado 23 de julio de 2013 at 07:24 - Reply

    Aquí os transcribo el comentario que he dejado, por alusiones, en el Blog de Carlos Guerrero:

    Todo empezó con unos DMs con Luis Abeledo sobre este asunto, continuó con un "inocente" post sobre el social media para abogados y desembocó en una rápida réplica de Carlos (cuando me llegó la notificación de que lo marcaba como favorito me saltó el sentido arácnido). A partir de ahí comenzaron los tuits de Luis Abeledo, Alfredo Herranz, Alfonso Everlet, Paula Fernández, Javier Sanxchez, Carlos D. Lacaci, Lucas Blanque, Sergio Clavero, Lidia Zommer, Jose Díez Reixa, Asuncion Peix, Hugo Sanchez, Ángel Perez, Xabi Álvarez, Elena Ayache, Laura M. Molla.

    Opiniones hay para ambas posturas, más para una (la de Carlos) que para la otra (la mía), lo que ya es indicativo de que la cuestión no es, ni mucho menos, pacífica entre los abogados.

    Pero, ¿realmente están tan alejadas las posturas?. Pues creo que no, porque quienes defienden la eficacia de las redes sociales para captar clientes supeditan la misma a la adecuada planificación estratégica del despacho y abogado. Y entonces la pregunta que se hace necesario responder es si los abogados y despachos en general cuentan/ contamos con esa planificación.

    Y ahí, salvo excepciones, la respuesta es que no. El marketing digital es una asignatura pendiente de gran parte de los abogados y despachos, posiblemente derivada de la extinta imposibilidad de publicitar nuestros servicios, y ello impide hacer útil, como canal de captación de clientes, las redes sociales.

    Reconozco que la presencia en internet es importante, pues aún recuerdo como a consecuencia de la publicación por parte de una administración pública de un recurso de alzada que interpuse en nombre de un cliente, y que fue estimado, me llovieron consultas y llamadas, pero lo que aquel recurso me dio no me lo puede dar una red social, simple y llanamente, porqué no puedo publicitar mi actuación profesional en los términos en que lo hizo la administración al colgar mi recurso y la resolución del mismo en su web.

    En definitiva, redes sociales sí, pero estrategia también, y esta última brilla por su ausencia en muchos de nosotros, entre los que me incluyo.

    En cualquier caso, el tiempo nos da o quita razón, y por ello debo admitir que ayer, dos días después de publicar el post, me entró mi primer cliente por una red social (facebook). Como se suele decir, por la boca muere el pez.

    No quiero terminar sin dar las gracias a Luis y a Carlos, pues sin ellos ni hubiese nacido el post ni se hubiese difundido.

    Y gracias también a todos los que habéis opinado, comentado y compartido, pues de lo que no hay duda es que las redes sociales son esenciales para aprender y seguir creciendo como profesionales.